14 setiembre

Motivar a los estudiantes en clase es posible

Repetidamente, se escucha decir a los docentes que sus alumnos demuestran poca motivación en los temas que están aprendiendo. ¿No será tal vez que no se ha logrado conectar con ellos? No hay nada más gratificante para un maestro que conseguir captar la atención, la curiosidad y el interés de sus alumnos durante el desarrollo de una sesión de clases.
Para lograrlo, proponemos en estas líneas algunas sugerencias a tener en cuenta.

1. Generar emoción
Cuando el estímulo presentado capta la atención del estudiante, el cerebro consigue prolongar su rendimiento, además, se activan diferentes regiones del cerebro directamente relacionadas con la motivación.
Nuestros alumnos, «nativos digitales», hablan en un nuevo idioma: la tecnología, y para poder generar la emoción que los motive a interesarse en la clase, debemos hacer uso de los recursos tecnológicos que tengamos a la mano.

2. Despertar el interés
Una vez que el niño está motivado, es el momento clave para despertar su interés en el tema, para lo cual debemos tener en cuenta dos aspectos: primero, entender el tema que estamos tratando; y segundo, debemos darle un sentido a su aprendizaje, es decir, una aplicación para su vida diaria.

3. Plantear retos
Las tareas rutinarias aburren y disipan nuestro interés y motivación. Debemos plantear pequeños retos en nuestros alumnos. Es esencial que el reto entrañe cierta dificultad, pero que no varíe demasiado de los conocimientos que ya han adquirido, debido a que se frustrarían con facilidad y no se verían motivados.

4. Propiciar la participación
El alumno debe ser el centro del aprendizaje. En muchos estudios realizados, se ha comprobado que alumnos participantes en metodologías activas aprendían mucho más, y mejor, e incluso inferían lo aprendido a través de contenidos distintos.

5. La retroalimentación
Para completar el proceso de aprendizaje, debemos utilizar la evaluación como un método de retroalimentación y no de castigo.
Es muy importante llegar a la metacognición: el proceso de autorregulación del aprendizaje. Esta nos permite ser conscientes de la manera en que aprendemos, manejando los conocimientos adquiridos y sabiendo qué nos falta por aprender.

Por ello, es imprescindible contar en el aula con recursos que nos faciliten el desarrollo de estos pasos. Recursos como el AULA INTELIGENTE, promovido por el Proyecto Educativo Pilares, responden perfectamente ante el reto de motivar a los estudiantes y mantener el interés durante todo el proceso.


Acerca del Autor

Asesora pedagógica del Proyecto Educativo Pilares

Envíanos un comentario